Somos un movimiento y asociación civil que se dedica a empoderar a l@s denunciantes de acoso, abuso y hostigamiento sexual. Creemos firmemente que las universidades deben de trabajar para ser espacios libres de violencia sexual y de género, y en caso de existir, las universidades deben de responder ante los afectados. Debido a esto, trabajamos en la creación e implementación efectiva de protocolos de acción para prevenir y denunciar la violencia sexual y de género.

En noviembre de 2017, iniciamos este proyecto como un blog de denuncias donde se destaparon innumerables casos de violencia de género al interior de las universidades. Hoy en día somos una asociación civil que impulsa la cultura de la denuncia para que nadie tenga que guardar silencio. Nosotr@s, no somos, ni volveremos a ser cómplices de agresores.

Estamos comprometidas en seguir trabajando para generar nuevas políticas de prevención a la violencia sistemática contra las mujeres, así como mejores mecanismo de denuncia donde los casos sean atendidos. Estamos conscientes que es necesario fomentar la cultura de la denuncia y empoderar a quienes han alzado la voz. Es así que AcosoEnLaU.com existe como un espacio para todas aquellas personas que ya por suficiente tiempo han quedado en silencio.

Junto contigo, somos parte de un movimiento histórico donde las mujeres gritamos ¡ya basta! Por eso, estrechamos la mano a quienes gusten unirse al proyecto. Todavía hay mucho por hacer y tú puedes ser parte del cambio. Es momento de crear espacios donde quepamos tod@s. Juntas alzamos la voz y rompemos el silencio.

 
 

Preguntas frecuentes

1Postura AcosoEnLaU
Monterrey, N.L. 9 de Noviembre de 2017 A la sociedad en general: Comienza una tendencia de revelar las situaciones de hostigamiento y abuso sexual. Y, ni Monterrey, ni sus universidades se libran de esta situación. Pero si no somos nosotras como sociedad las que denunciamos públicamente estos casos, ¿quién más lo hará? Movidas por la necesidad de convertir a las universidades en espacios seguros y, darle voz a la infinidad de víctimas que no tienen visibilidad, hemos decidido crear este espacio y movimiento. Desde el 2015, nos hemos dado la tarea de recopilar testimonios donde hombres mayores, en su calidad de maestros, acosan, seducen o abusan de estudiantes en instituciones privadas y públicas de Monterrey. Aunque, muchos de los testimonios sucedieron antes de la fecha establecida, hasta ahora están saliendo a la luz. Entre estos casos, destaca el de M. Él acumula, según diversas voces, más de 20 años de casos de acoso y abuso psicológico, emocional y sexual hacia sus alumnas con edades promedio de los 16 a 19 años. La gravedad de los casos impunes termina por manchar al gremio literario y a la universidad donde trabaja ubicada en el corazón de nuestra comunidad. Si bien los abusos que hemos registrado tienen distintos niveles de gravedad, todos responden a un mismo patrón depredatorio. Estamos conscientes que pueden surgir muchas dudas respecto a la naturaleza del término “abuso”. ¿Qué es y qué no es? Muchas víctimas eligen el silencio por desconocimiento del crimen, por eso nos remitirnos al Código Penal de Nuevo León para dilucidar estas dudas. Hostigamiento delimitado en el ARTÍCULO 271 BIS, es todo aquello que implique asedio, solicitando ejecutar cualquier acto de naturaleza sexual, valiéndose de su posición jerárquica de poder, derivada de su posición jerárquica profesional, religiosa, doméstica, y docente. Acoso, delimitado en el ARTÍCULO 271 BIS 2, normalmente conocido como abuso, implica el asedio, el acoso (verbal o físico) de términos, señas, imágenes que contengan una connotación sexual o lasciva, exhibicionismo corporal, o de desventaja de la víctima a una o más personas de cualquier sexo, sin que la víctima haya otorgado su consentimiento. En el caso de la existencia de una diferencia importante de edad, como en el caso de docente y alumno, no se considera que el alumno esté entregando un consentimiento “verdadero” y se denomina así mismo estupro, el cual incrementa la pena de cárcel y es un crimen en sí mismo, como lo mencionamos anteriormente. Es así, que a través de este espacio virtual de denuncia pública, nos remitimos a recopilar los testimonios sobre hostigamiento sexual, acoso y estupro, para manifestarnos en contra de todos aquellos que violen los artículos 271 BIS y 271 BIS 2 del Código Penal de Nuevo León. Asimismo, invitamos a la sociedad a seguir remitiendonos estos casos para que ninguna voz vuelva a quedarse callada y ninguna estudiante tenga que vivir los efectos del abuso, tales como el estrés postraumático, ataques de pánico sentimientos dañinos para su vida y revictimización. Aunque sabemos que muchas instituciones no tienen delimitado dentro de su reglamento estudiantil la penalización de relaciones entre profesor y alumno, (suponemos que lo es porque ya es un crimen en sí mismo) exigimos enérgicamente que exista una consecuencia para todos aquellos que aparecen -y aparecerán- dentro de esta página. Exigimos cero tolerancia para estos abusadores sistemáticos, los cuales utilizan su posición privilegiada, y la confianza que se les otorga, para acercarse y posteriormente abusar de sus alumnas. Demandamos la renuncia de todos aquellos profesores que incurran en este reprobable comportamiento. Se necesita generar una política de prevención a la violencia sistemática contra las mujeres, así como mejores mecanismo de denuncia en donde las víctimas sean escuchadas. Este espacio es una llamada para que las universidades comiencen a implementar protocolos y capacitación en el tema. Por último, reiteramos nuestra invitación a todas aquellas personas que ya por suficiente tiempo han quedado en silencio. Siempre tendrán un espacio con nosotras. Atte. #AcosoEnLaU acosoenlau@gmail.com
2¿Por qué creamos #AcosoEnLaU?
¿Por qué creamos #AcosoEnLaU? A partir de la falta de atención por parte de las autoridades institucionales para resolver los casos de hostigamiento y acoso sexual, decidimos crear una plataforma para dar voz a l@s sobrevivientes de estas situaciones y darle visibilidad a los casos —que muchas veces se mantienen escondidos— para presionar a las instituciones a crear y activar protocolos de atención a los casos de hostigamiento y acoso sexual.
3¿Qué ha logrado AcosoEnLaU?
Desde el lanzamiento del blog, el movimiento de AcosoEnLaU ha ido creciendo y expandiéndose. Al dìa de hoy, hemos impulsado la generaciòn de protocolos en las universidades más prestigiosas de Monterrey (Tec, UDEM, UANL) y a nivel SEP. De igual manera, se han destapado decenas de historias que le han permitido a las denunciantes alzar la voz y mantener el tema en alto.
4¿Cómo puedo unirme al movimiento de AcosoEnLaU?
Aplica al Programa Embajadoras y replica el movimiento en tu universidad.
5¿Cuál es la diferencia entre hostigamiento y acoso sexual?
Muchas víctimas eligen el silencio por desconocimiento del crimen, por eso nos remitirnos al Código Penal de Nuevo León para dilucidar estas dudas. Hostigamiento delimitado en el ARTÍCULO 271 BIS, es todo aquello que implique asedio, solicitando ejecutar cualquier acto de naturaleza sexual, valiéndose de su posición jerárquica de poder, derivada de su posición jerárquica profesional, religiosa, doméstica, y docente. Acoso, delimitado en el ARTÍCULO 271 BIS 2, normalmente conocido como abuso, implica el asedio, el acoso (verbal o físico) de términos, señas, imágenes que contengan una connotación sexual o lasciva, exhibicionismo corporal, o de desventaja de la víctima a una o más personas de cualquier sexo, sin que la víctima haya otorgado su consentimiento. En el caso de la existencia de una diferencia importante de edad, como en el caso de docente y alumno, no se considera que el alumno esté entregando un consentimiento “verdadero” y se denomina así mismo estupro, el cual incrementa la pena de cárcel y es un crimen en sí mismo, como lo mencionamos anteriormente. Acoso En La U está en contra de ambos.
6Si el maestro es muy carismático, y a mí no me sucedió nada ¿las denunciantes están mintiendo?
Si tu tuviste una “buena experiencia” con algún profesor, eso no niega el testimonio de otras personas. Dentro del inconsciente colectivo tenemos la imagen del abusador como una persona “sospechosa” o oscura, cuando la realidad es que en el tipo de casos que nosotros investigamos el carisma juega un factor importante para conseguir el acercamiento con los estudiantes. Aunque, en los casos más graves, existen profesores que se exhiben sus comportamientos abusivos sin ningún tipo de filtro y aunque han sido denunciados, las instituciones los conservan dentro de sus planteles.
7¿Por qué el anonimato?
Somos un movimiento a favor de las denunciantes. Es importante recordar que, en proceso legales, las víctima están respaldado por la Ley General de las Víctimas donde se explica que las vìctimas siempre tiene derecho a su privacidad. “La investigación deberá garantizar los derechos de las víctimas y de los testigos, asegurándose su presencia y declaración voluntarias. Se deberá garantizar la confidencialidad de las víctimas y los testigos cuando ésta sea una medida necesaria para proteger su dignidad e integridad y adoptará las medidas necesarias para garantizar su seguridad.” Artículo 22. V. De igual manera es importante mencionar que las denuncias no son anónimas, sino confidenciales; es decir, quien denuncie da la cara ante las autoridades y está en su derecho mantener privada su identidad. Consulta la Ley General de las Víctimas en esta liga: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGV_030117.pdf
8¿Por qué las víctimas no denuncian penalmente?
Las víctimas se exponen a un proceso de revictimización. “Estas vías extrajurídicas son sólo uno de los primeros pasos a seguir por si eventualmente se decide emprender otro tipo de acciones institucionales. El Derecho resulta una alternativa sensata para las víctimas de abusos tan graves si y sólo si ofrece una garantía de no revictimización.”(Juan Jesús Garza Onofre, Quince minutos de Anonimato)
9¿Quién avala los testimonios?
Esto es sólo una plataforma para evidenciar el problema. Les cedemos la voz a la denunciantes, y nos deslindamos del contenido de los testimonios.
 

Contacto

acosoenlau@gmail.com